EL VALOR DE LA PUNTUALIDAD

  

 

Ser puntual es muestra de disciplina y respeto al tiempo de las otras personas tanto en el colegio, trabajo, así como en la vida social, la práctica de la puntualidad representa buenos modales. Con ella se puede verificar claramente el interés y disposición para realizar alguna actividad,  es muy triste ver la indiferencia personal por parte de la sociedad, ya que deben estar presionados para no llegar a tener un retardo y con eso una observación en el colegio o una multa en el trabajo. Esto resulta necesario para poder ser conscientes y respetar el tiempo que por cierto se debe aprender a valorarlo.

Algunas recomendaciones para ser una persona puntual son:

  1.  Verificar bien a donde se va a dirigir, y cuanto tiempo va a tomar llegar a allá.
  2. Dependiendo de la distancia, considerar desplazarte al lugar con suficiente antelación, a fin de llegar antes de la hora.
  3. No asumir que la otra persona va a llegar tarde. Aunque la otra persona no sea puntual, no significa que se deba serlo.
  4. Aunque se llegue temprano al lugar, intentar presentase unos 10 minutos antes. Llegar muy temprano, en ocasiones puede ser también de mala educación.
  5. Establecer con antelación la hora de salida. La hora de la cita, no es la hora de salida. Si la entrada al colegio es a las 6:10 AM la mente cree que se tiene tiempo hasta las 6:10 AM, cuando en realidad se necesita más tiempo.

Como todo hábito, para ser una persona puntual, amerita consistencia, práctica y sobretodo, disposición al cambio. Si hay problemas con la puntualidad, se debe realizar un propósito para hacer el cambio y persistir hasta que se logres.

 

http://www.miguelaguero.com/la-puntualidad-habla-mucho-de-ti/

 

 
 

Salesianas de Don Bosco La Santa Sede Conaced Salesianos de Don Bosco