El Valor de la Perseverancia

Por definición, la perseverancia es el valor de ser constante y firme en lograr alcanzar una meta o superar un obstáculo.

Ser perseverante nos lleva a tener éxito en aquellas cosas que nos proponemos, a anticipar los obstáculos y a ser firmes ante las dificultades que se nos presentan. Quien es perseverante no tiene miedo y hace un compromiso que cumple a pesar de que pueda tener caídas y tenga que levantarse con gran esfuerzo.

Por lo anterior, para ser perseverante hay que tener fe, ser positivo, valiente, disciplinado y atento para anticipar los momentos de debilidad y contrarrestarlos. Ser perseverante requiere voluntad, pero es muy importante seleccionar serlo en cosas prioritarias de la vida.

No suena fácil, pero es un valor moral posible de enseñar y desarrollar. Nadie consigue ser perseverante por ‘arte de magia’ y sí a través del esfuerzo, de una gran lucha, que muchas veces representa renunciar a gustos y placeres para lograr la meta o la superación de un obstáculo o problema.

Entre las herramientas para lograr ser perseverante se encuentran:

  • Valorar el objetivo o meta, al punto de que se desee hacerlo como algo indispensable.
  • Acondicionar la mente para tener fe en el éxito pues esto motiva a seguir adelante, quitándole valor a los fracasos o caídas y rechazando la posibilidad de que puedan repetirse.
  • Capacitarse en las disciplinas que refuerzan la voluntad, la paciencia y el auto-control. Escoger hacerlo con cosas que te diviertan y te motiven a practicarlas de forma consistente.
  • Nutrirse de información positiva y aprender a valorar sus fortalezas para ser más optimista y sentirse capaz.
  • Enfocarse en superarse a sí mismo o alguna etapa del proceso
  • Evitar repetir errores o exponerse a situaciones que impidan mantenerse enfocado en la meta.
  • Reconocer cada triunfo en torno a vencer obstáculos o lograr auto-control para lograr metas.

 

 
 

Salesianas de Don Bosco La Santa Sede Conaced Salesianos de Don Bosco