El tiempo libre para los niños

Numerosos expertos del mundo infantil señalan la importancia que tiene la actividad lúdica para el buen desarrollo del niño en el desarrollo cognitivo, afectivo y social. No obstante, en los últimos tiempos, el juego del niño es reducido cada vez más por cuestiones como la falta de tiempo libre, de espacios abiertos y compañeros de juego.

Existen algunas pautas recomendables a seguir a la hora de tratar el tiempo libre de los niños:

Programar el tiempo libre para jugar. Los padres deben enseñar a los niños a organizar su tiempo libre. Tampoco se trata de planear milimétricamente el tiempo de ocio de los niños, la misión de los padres es más ofrecer alternativas diferentes que sean apropiadas  para que el niño pueda elegir.
Se trata de que el niño a medida que vaya siendo mayor, vaya aprendiendo y estructurando con autonomía él mismo su tiempo libre.

Controlar el tiempo. Es tarea de los padres controlar el tiempo que los hijos dedican a las diversas actividades de ocio (jugar con amigos en la calle, actividades deportivas en el colegio, clases particulares…)

El control del tiempo permite garantizar que el niño pueda jugar, realizar los deberes escolares y realizar actividades extraescolares. Se trata de que el niño tenga tiempo diversificado para todo.

Es decisivo para la educación de un niño que tenga tiempo libre para jugar con sus juguetes y amigos. No debe ser todo colegio y actividades extraescolares, pero tampoco puede ser todo pasarse toda la tarde jugando a fútbol o con la consola.

Estar informados de los juguetes y las nuevas tecnologías. Los padres deben saber con qué juguetes y a qué juegos juegan sus hijos con la consola o el ordenador. Es importante que los padres se formen y tomen conciencia sobre los juguetes y videojuegos del mercado para saber lo que es más aconsejable para su hijo.

Proponer alternativas. Además de ocupar todo el tiempo con juguetes, los padres deben ofrecer a sus hijos alternativas de ocio: ir en bici a pasear, leer un libro, hacer un puzzle… Se trata de enseñarle al niño a ocupar el tiempo de diversas formas. El ejemplo de los padres es clave.

Elegir el juguete lo más adecuado. Está bien comprar los juguetes que los niños piden a veces, pero hay que usar el sentido común. A la hora de elegir alternativas y seleccionar entre juguetes, videojuegos o el uso de Internet, los padres deben tener en cuenta los siguientes criterios:

  •   Garantizar la seguridad de los niños
  •   Elegir la opción que sea adecuada para su edad y capacidad
  •   Que transmita valores y sean educativos

Promover el juego con otros niños. Aunque el juego solitario es bueno también cuando no es exclusivo, hay que favorecer que el niño comparta actividades lúdicas con otros de niños de la misma edad, de esta manera serán más sociales y menos solitarios.

Jugar con el niño. A los niños les gusta jugar con sus padres, aunque no sean sus compañeros de juego habituales del colegio. Realmente, es muy importante jugar con ellos entre los 3 y los 12 años principalmente. Esto ayuda mucho a crear el sentimiento de familia y a estrechar relaciones.

Enseñar a usar los juguetes y a jugar. Los niños muchas veces no saben jugar. Hacerlo con ellos es una manera realmente buena para despertar su imaginación y su creatividad. Una de las tareas más  importantes que tienen los padres es enseñar a sus hijos a jugar y a utilizar correctamente los juguetes, videojuegos e Internet, pueden actuar como modelo para los niños. Con esto suele ser suficiente para que el niño invente otras posibilidades de juego.

 

 
 

Salesianas de Don Bosco La Santa Sede Conaced Salesianos de Don Bosco