¿Por qué debo cuidar mi presentación personal?

A todos nos encanta el aseo y la buena presentación con que llegamos a la clase. Una relación agradable con los demás se establece siempre con personas aseadas y pulcras, no importa si sus vestidos son modestos o elegantes.

La primera impresión llega a través del sentido de la vista, de ahí que el aseo de nuestro cuerpo y de nuestros vestidos sea una necesidad primordial de la vida en comunidad. De nuestra presentación y aseo personal depende en gran parte el concepto que los demás tengan de nosotros. El aseo, por otra parte, evita que en nuestro organismo se presenten enfermedades.


Veamos algunas normas de higiene

Aseo corporal: las actividades diarias hacen que el cuerpo elimine grasa y sudor; éstos, al acumularse, se descomponen y ocasionan un olor desagradable que molesta a quienes se encuentran cerca.

Un buen baño: el uso de desodorantes y el cambio frecuente de ropas eliminan la causa del mal olor y nos permiten refrescarnos y sentirnos cómodos.

Aseo de cabello: el cabello y el cuero cabelludo se ensucian diariamente con polvo del medioambiente. Con ayuda de un cepillo podemos retirar el polvo, haciendo un cepillado suave. Para lavar el cabello es recomendable utilizar un champú no irritable. La frecuencia del lavado depende del tipo de cabello; si es seco, una vez a la semana. Algo que no debemos olvidar es que el peine y el cepillo son elementos de aseo personal y no se deben compartir con nadie.

Aseo de las manos y de los pies: un simple enjuague no es suficiente para mantener aseadas las manos y las uñas. Éstas se deben lavar con agua corriente y jabón en forma especial antes de tocar alimentos, después de usar el sanitario, al llegar de la calle, al terminar los juegos, después de estar en contacto con animales, antes y después de cuidar a una persona enferma.

Los pies se deben lavar diariamente con agua y jabón y, en algunas ocasiones, aplicar loción de alcohol yodado al 2%. Las medias deben cambiarse diariamente y los zapatos han de colocarse por la noche en un sitio con buena ventilación; nunca deben guardarse en armarios cerrados.

 

 

 

 

 

 

 
 

Salesianas de Don Bosco La Santa Sede Conaced Salesianos de Don Bosco