Propuesta Pastoral 2019

Rate this item
(4 votes)

JUSTIFICACIÓN PROPUESTA PASTORAL 2019

 

Objetivo: La propuesta pastoral es una idea fuerza que orienta de manera transversal la acción educativo-pastoral de nuestras comunidades, constituye un punto de comunión en la animación de las FMA y SDB de Colombia.

 

Esta propuesta se orienta a partir de los distintos acontecimientos que se celebran a lo largo del año, entre los cuales se eligen algunos por su relevancia mundial, para la Iglesia y para nuestra Familia Salesiana.

 

  • El 2019 será el año de la JMJ en Panamá: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu Palabra” Lc 1, 38.
  • El Aguinaldo del Rector Mayor para la Familia Salesiana: “Para que mi alegría esté en vosotros” Jn 15,11 “LA SANTIDAD TAMBIÉN PARA TI”.
  • El sínodo de la región Panamazónica “Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”.
  • La ONU declara el 2019 como año de las lenguas indígenas.
  • Los 200 años de la batalla de Boyacá.
  • Elecciones regionales para las alcaldías y gobernaciones.

 

El slogan para el 2019 es:

 

“SANTIDAD CON ESTILO

PARA TI, PARA MÍ, PARA TODOS”

 

 

La santidad con el estilo salesiano lleva una marca especial: la felicidad.  Don Bosco escribía a sus jóvenes en la carta de 1884: “uno solo es mi deseo, verlos felices en el tiempo y en la eternidad”. Él, que conocía los corazones juveniles y sus incertidumbres tenía este anhelo como la posibilidad de plenitud para los jóvenes, la felicidad presentada como sueño de la realización humana. Don Bosco fue más allá presentándola como una realidad que dura hasta la eternidad, una felicidad como meta soñada para cada joven, hoy, mañana y siempre…

 

Esta felicidad aquí y en el más allá se encuentra en Jesucristo, “En la eternidad está ese plus que solo Jesús y su propuesta saben ofrecer: la santidad. Ésta es la respuesta a la sed profunda “para siempre”, que arde en cada joven, en cada persona. (Rector Mayor en su presentación del aguinaldo 2018).

 

Para Don Bosco todo era muy claro y por esto al morir dejó este mensaje: “Decid a mis muchachos que los espero a todos en el paraíso”.

 

Así pues, quien busca la felicidad auténtica está buscando a Jesús, quien lo halla, encuentra en Él su realización.  “Es a Jesús a quien buscáis cuando soñáis en la felicidad” buscarlo a Él es buscar la santidad, porque la santidad es tener una vida conforme a la de Jesús (Cfr. JMJ del 2000).

 

El Papa Francisco, en Gaudete et Exultate, también nos ha presentado la Santidad como la felicidad plena, como un camino de humanización, posible para ti, para mí, para todos. Nos dice en su exhortación: “entre los santos pueden estar nuestra propia madre, abuelas u otras personas cercanas.  Quizás su vida no fue siempre perfecta, pero aún en medio de imperfecciones y caídas siguieron adelante agradándole a Dios.”

 

Esta santidad adquiere un estilo especial dentro del carisma Salesiano: sencilla y alegre: “Siento en mí un deseo y una necesidad de hacerme santo”, decía Domingo Savio.  Al igual que él, muchos otros jóvenes han emprendido un camino hacia la santidad con estilo Salesiano.

 

“La palabra feliz pasa a ser sinónimo de santo, porque expresa que la persona que es fiel a Dios y vive su Palabra alcanza en la entrega de sí, la verdadera dicha” G.E. 64, por tanto, a lo largo del año en la Propuesta Pastoral, las utilizaremos indistintamente. 

 

El texto bíblico que acompaña nuestro recorrido es:

 

Sed perfectos como es perfecto mi padre celestial” Mt 5, 48

 

 ETAPAS

 

  • PRIMERA

 

Slogan: SER FELIZ, UN LLAMADO.

Valor: Discernimiento 

Experiencia significativa: Encuentro con la Palabra

Tiempo: Enero – abril

 

“Antes de formarte en el vientre materno te elegí, antes que salieras del seno materno te consagré” (Jer 1, 5).  Dios nos ha mirado con predilección desde el vientre de nuestra madre, y nos hace un llamado especial: a la Santidad, a buscarlo a Él, y quien lo encuentra ha hallado la felicidad, por esto nuestra primera etapa será: ser feliz, un llamado.

 

Pero este llamado de Dios a la santidad requiere una constante actitud de escucha y discernimiento, por esto, es el valor que se propone en esta etapa, pues el discernimiento nos lleva a descubrir en lo más profundo de nosotros el querer de Dios y nos ayuda a tomar decisiones para actuar como nos lo pide Él.

 

Dios nos llama a la santidad a todos, nos dice el Papa Francisco en su carta: “lo que interesa es que cada creyente haga un discernimiento de su propio camino y saque a la luz lo mejor de sí, aquello tan personal que Dios ha puesto en él” (G.E.11)

 

Como experiencia significativa de esta etapa aparece el encuentro con la Palabra, necesario si queremos conocer la voluntad de Dios en nuestras vidas, encuentro que se puede realizar a través del ejercicio de la Lectio Divina, paraliturgias de la Palabra y celebraciones.

 

Precisamente en el documento preparatorio del Sínodo de los Jóvenes: “Los jóvenes, fe y discernimiento”, el Papa ha propuesto un itinerario para vivir el discernimiento, teniendo siempre la Palabra de Dios como punto de confrontación, proponiendo los siguientes pasos:

 

  • Reconocer:

Reconocer y dar nombre claro a mis deseos, sentimientos y emociones.  En esta fase la Palabra de Dios reviste gran importancia, meditarla pone en movimiento las pasiones, temores, así como toda la realidad humana, que se confronta con Ella en la escucha de su ser.

 

  • Interpretar:

No basta reconocer lo que se ha experimentado, es necesario comprender a qué está llamando el Espíritu a través de lo que suscita en cada uno.  Para interpretar los deseos y movimientos interiores es necesario confrontarse a la luz de la Palabra de Dios, en un ambiente de escucha y oración.

 

  • Elegir:

Una vez reconocido e interpretado el mundo de los deseos y las pasiones, el acto de decidir se convierte en ejercicio de auténtica libertad humana y responsabilidad personal (Cfr. Documento preparatorio para el sínodo “la fe, los jóvenes y el discernimiento” II parte, N. 2).

 

Los tiempos de Cuaresma y Semana Santa nos permitirán tocar esta realidad personal para descubrir la felicidad como el llamado que Dios nos hace cada día.

 

SEGUNDA: 

 

Slogan: SER FELIZ, UN DON.

Valor: la gratuidad

Experiencia Significativa: la celebración

Tiempo: Mayo - agosto

 

En esta segunda etapa tendremos a la Virgen María como nuestro modelo, nuestra guía en este camino a la santidad.  “Ella, la que se estremecía de gozo en la presencia de Dios, la que conservaba todo en su corazón… Ella nos enseña el camino a Santidad y nos acompaña” (G.E. 176).  Con María viviremos el valor de la gratuidad, ella nos lleva a reconocer las bondades de Dios, a exultar de gozo como lo hizo en el Magníficat (Lc 1, 46-56).

 

En la Familia Salesiana tenemos muchos testimonios de personas que han acogido el don de Dios, “Santos-con: santos para los jóvenes, pero sobre todo santos con los jóvenes.  En cierto modo, es bastante lógico que Domingo Savio sea el primer canonizado después de Don Bosco, es decir, los frutos de la santidad de los Salesianos son los jóvenes santos, y la santidad de los jóvenes es casi el indicador retroactivo de la santidad de los miembros nuestra Familia Salesiana (Aguinaldo 2019). 

 

De la mano de la Virgen María podremos reconocer, agradecer y celebrar la santidad que hemos visto en el carisma salesiano, una santidad sencilla, vivida en lo cotidiano. Muchos son los niños, jóvenes, laicos colaboradores, FMA, SDB y padres de familia que en ambientes salesianos le han apostado a la santidad y hoy son reconocidos por la Iglesia.

 

Proponemos como experiencia significativa la Celebración, ella nos lleva a reconocer con alegría y con gozo, aquello que nos hace felices. Con María alabamos y agradecemos a Dios por todo lo que nos ha dado, sencillamente muestra de su gratuidad, lo celebramos en la liturgia de cada día y en la vida sacramental.  “La santidad es un don, es la participación en la vida de Dios, no una perfección que presupone lograrla con nuestras propias fuerzas, ni un objetivo accesible únicamente a los “mejores”, es ante todo acoger el don de Dios que nos lo entrega en los Sacramentos y la vida de piedad” (Aguinaldo 2019).

 

Esta etapa será una buena posibilidad para vivir los Sacramentos como don de Dios para nosotros, de manera particular la Eucaristía y la Reconciliación, sacramentos que tenemos muy cerca de nosotros que nos conducen a la santidad y que Don Bosco y Madre Mazzarello nos han mostrado como camino privilegiado, con ellos podremos decir: SER FELIZ, ES UN DON.

 

 

TERCERA:

 

SER FELIZ, UNA TAREA

Valor: el testimonio

Experiencia significativa: el servicio en comunidad

Tiempo: Septiembre – diciembre

 

En esta tercera etapa proponemos hacer de la santidad nuestra tarea, por esto el valor a trabajar es el testimonio.  Al estilo de nuestros santos salesianos, “estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día. Ser santos viviendo con alegría tu entrega” (G.E: 14).

 

La santidad tiene un estilo especial en nuestro carisma Salesiano, son muchos los jóvenes que se han arriesgado a seguir esta ruta, viviendo el servicio y la entrega a los otros, como tú han respondido a esta tarea y hoy los llamamos santos; otros tantos no son reconocidos oficialmente, pero sabemos que hicieron de su vida un camino de santidad al estilo salesiano.

 

Estos testimonios de jóvenes de jean y de tenis, que desde sus ambientes son ejemplo, nos muestran una santidad encarnada en el contexto actual, cercana, sencilla, que permite reconocerla en las personas que caminan a nuestro lado Tenemos una ruta para vivir la santidad: “Las bienaventuranzas”.  El Papa Francisco las llama el carnet de identidad del cristiano; viviéndolas alcanzamos la felicidad.

 

  • “Felices los pobres de Espíritu”, porque “ser pobres en el corazón, eso es santidad”.
  • “Felices los mansos”, porque “reaccionar con humilde mansedumbre, esto es santidad”.
  • “Felices los que lloran”, porque “saber llorar con los demás, esto es santidad”.
  • “Felices los que tienen hambre y sed de justicia”, porque “buscar la justicia con hambre y sed, esto es la santidad”.
  • “Felices los misericordiosos”, porque “Mirar y actuar con misericordia, eso es santidad”.
  • “Felices los de corazón limpio”, porque “Mantener el Corazón limpio de todo lo que mancha el amor, eso es santidad”.
  • “Felices los que trabajan por la paz”, porque “sembrar paz a nuestro alrededor, eso es santidad”.
  • “Felices los perseguidos por causa de la justicia”, porque “aceptar cada día el camino del Evangelio, aunque nos traiga problemas, eso es santidad”.

 (Cf. G.E. cap. 3)

 

La experiencia significativa que se propone es el servicio a la comunidad; porque es en la experiencia misionera, de servicio y de entrega, donde llevamos todo aquello que hay en lo profundo del corazón; “los jóvenes saben movilizarse por causas en las que se sienten directamente implicados y cuando pueden desempeñar un verdadero protagonismo se sienten felices” (Instrumentum laboris sínodo “los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”).

 

La entrega y la solidaridad nos permitirán descubrir santos hoy, santos de al lado, jóvenes que hacen grandes esfuerzos para ver felices a quienes están necesitados de una ayuda, de una mirada, de una mano amiga. 

 

En este tiempo será importante reflexionar sobre el cuidado de nuestra casa común, como lo recuerda la encíclica “Laudato si´” y buscar estrategias comunitarias desde los proyectos que se hagan para vincular a muchas personas en esta realidad que tanto nos preocupa a todos y ahora es fruto de una reflexión en el sínodo de octubre del 2019.

 

En el documento preparatorio al sínodo del Amazonas el Papa Francisco expresa: “Promover una ecología comprende promover una armonía personal, social y ecológica para lo cual necesitamos una conversión integral.  Solo cuando somos conscientes de cómo nuestro estilo de vida y nuestras maneras de producir, consumir y desechar, afectan la vida de nuestro ambiente y nuestra sociedad, entonces podremos iniciar un cambio de rumbo integral.” (Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral.  Documento preparatorio al sínodo sobre la región Panamazónica” N. 9)

 

La PP 2019 quiere ser una experiencia de Felicidad - Santidad que brota del corazón limpio que tiene como norma de vida a Jesús y su Palabra, por esto podemos afirmar que es posible:

 

“Santidad con estilo.

Para ti, para mí, para todos”

 

 

 

 

More in this category: Movimiento Juvenil Salesiano »

 

 
 

Salesianas de Don Bosco La Santa Sede Conaced Salesianos de Don Bosco